Las Moixigangas de Cataluña

Las Moixigangas de Cataluña

Como posteriormente explicaremos con más detalle, la moixiganga de la Geltrú fue recuperada a partir de, entre otros datos, los guiones coreográficos, los vestidos, etc… de las moixigangas del resto de la geografía catalana. Después de introducirlas con la definición de una área geográfica concreta, pasaremos a describirlas brevemente algunas de ellas por tal de demostrar los parecidos y diferencias que guardan con la moxiganga de Vilanova.

La Moixiganga de Sitges

La moixiganga de Sitges está interpretada por quince personas que se dividen en los siguientes personajes: el cristo, que es la figura central de todo el baile; los cuatro bastazos, que son los encargados de soportar la estructura de las diferentes figuras, y candeleros(candelabros), que tienen por misión iluminar con sus cirios las diferentes figuras y son capitaneadas por un guía a cada lado.

La Moixiganga de Vilafranca del Penedés

La Moixiganga llegó a Vilafranca en algún año del siglo XVIII y empezó a salir desde entonces de forma muy irregular. Durante el siglo XX se puede considerar prácticamente desaparecida, hasta que, en 1985, 25 vilafranquinos decidieron resucitarla y hacerla volver a salir, al sonido de la gralla, durante las procesiones de Sant Félix.

En un principio a Vilafranca la moixiganga fue a cargo del gremio de “paletes”. A partir del 1884 irregularmente fue bailada por dos grupos (de campesinos y de menestrales), hasta antes del 1900.

El número de componentes no ha estado fijo. Actualmente lo forman 25 personas.

La fecha que tenemos más antigua sobre la moixiganga Vilafranquina es del 1713, todo y que también podría haber surgido en 1740. Por último a finales del S.XVIII, en un documento oficial fechado en 1798 se menciona no como novedad sino como elemento ya habitual.

Entre el 1801 y el 1900 salió como mínimo 55 veces de manera regular. Al S.XX apareció espontáneamente. Y, por última vez, salió en el 1916.

El año 1985 fue recuperada, con mucho esfuerzo ya que, como otros bailes, la moixiganga no tiene muchos documentos del pasado que expliquen cosas referentes a ella.

La coreografía no ha estado siempre igual, ha ido evolucionando, sobretodo entre 1916 y el año de la recuperación, ya que no se conservan testimonios escritos. Solo fotos y la memoria de algunos abuelos.

La Moxiganga de Valls

Como en el resto de poblaciones la moixiganga vallenca también ha padecido periodos de desaparición y falta de documentación.

La moixiganga vallenca igual que la de vilanova reproduce con ejercicios gimnásticos los pasos de la Semana Santa de la localidad, bajo el nombre de misterios.

La Moixiganga vallenca se recuperó en febrero del año 1991, después de 60 años de desaparición, en motivo de las fiestas de la Mare de Déu de la Candela. En el momento de la recuperación no se encontró a nadie que pudiera explicar como era y la restauración se tuvo que basar en las informaciones recogidas por Daniel Ventura y Solé, algunos textos de Joan Amades y principalmente por las fotos de Pere Català y Pic en las cuales podemos ver todas las figuras en el ensillo general de 1921 en el Convento del Carme y la posterior actuación en la plaza del Blat de Valls.

El vestido de esta moixiganga, según hemos podido ver en las fotografías, cambiaba cada diez años. Se utilizó el vestido diseñado para el intento de la recuperación del año 1981 que fue para el primer Baile la primera y que está inspirado en los diferentes vestidos que se conocen y juega con los colores blanco y rojo de la bandera de Valls.

La Moixiganga de Valls era bailada por 14 o 16 bailarines y salía en las procesiones y vuelta al pueblo. Durante las actuaciones Decenales del 1931 se contabilizaban diecisiete salidas en tres días, más la vuelta de la vigilia. También sabemos que salió por las fiestas de la coronación de Isabel II en el año 1833 y el año 1936 en el Congreso Internacional de Musicología, en Barcelona.

La indumentaria de los quince bailarines actuales se compone de un gorrito y un vestido formado por una armilla y una faldita corta de color roja, con ribetes dorados, debajo de la camisa, bombachos y medias blancas.

Se encarga de la conservación de la “Unió Anelles de la Flama” y sus salidas se limitaban básicamente en la Fiesta Mayor de la Vila que se celebra por San Juan.

Las Moxigangas de tarragona

Tarragona cuenta con dos grupos que practican dos moixigangas diferentes. Una de ellas representa la Pasión de Jesucristo como todas las que trataban en este estudio. La otra moixiganga a partir de las mismas técnicas gimnásticas consigue representar los principales cuadros de la vida de Santa Tecla, patrona de la localidad

La Moixiganga de Reus

La capital del Baix Camp recuperó, durante la Fiesta Mayor de Sant Pere del 2006, uno de sus bailes hablados, el de la moixiganga, no sin polémica entre los eruditos de la cultura popular local.

La recuperada danza parateatral se presentó en sociedad el día de San Juan. La Coordinadora de Danzas de Reus sabía que la moixiganga se había bailado en Reus, pero no se disponía de ninguna música ni partitura para construir una coreografiamínimament respetuosa con la historia. Alrededor del 2003, pero, se encontraron unas partituras en Banyoles, propiedad de una orquesta, entre las cuales había la de la moixiganga reusenca.

Con esta base, la coordinadora conceptualizó el baile, que escenifica la pasión y muerto de Cristo, mientras que la ejecución de la danza va a cargo de una quincena de chicos y chicas del esparcimiento Haciéndonos Amigos. La moixiganga de Reus fue apadrinada por la de la Vilanova i la Geltrú, en un acto de lo más emotivo que generó una gran adhesión popular.

Moixiganga de Barcelona

La Moixiganga de Barcelona es una pandilla moixiganguera de Barcelona presentada el 2014. Realizan una danza tradicional acompañada de música de gralles y tambores.

La presentación se hizo a la Catedral durante las fiestas de Santa Eulàlia en febrero de 2014, con la apadrinament de las pandillas moixigangueres de Vilafranca del Penedès y de Valls. La Moixiganga de Barcelona es la primera agrupación de la ciudad encargada de escenificar esta danza, que representa algunas escenas de la pasión de Cristo a través de figuras humanas. Es una manifestación ligada al baile de valencianos y a los castillos.

El objetivo de la pandilla es conservar la tradición del baile y a la vez innovar con la aportación de nuevas músicas y la creación de nuevas figuras. Precisamente el grupo tiene una melodía propia, la «Moixiganga de Barcelona», compuesta por Jordi Fàbregas. Por otro lado, entre más singularidades, los bailaores traen referencias gaudinianes a la vestimenta.

Las figuras de la Moixiganga de Barcelona son creadas para actuar principalmente en pasacalles y procesiones al aire libre, y constan de tres bloques: el paso del cartón, el de la almohadilla y los diversos pasos de la pasión. Su local de ensayo es el local de los Castellers de Barcelona al barrio del Clot de Barcelona.

Otras Moixigangas

Tenemos constancia del existencia otros moixiganges en Cataluña, como por ejemplo la de Badalona y la de Lleida de las que tenemos poca información.