Definición y distinción

Definición y distinción de la Moixiganga

El primer paso para profundizar en este tema es concretar que es una moixiganga y especialmente diferenciarlas de les mojigangas y la muixeranga.

 

Hemos de entender con el término mojiganga una fiesta popular, en que los participantes se disfrazaban de manera extravagante o, hasta ridícula. También se intercalan bailes o representaciones extravagantes. Cabe añadir que estas celebraciones no tenian lugar exclusivamente al principado sinó que también se extendian por de Castilla y són conocidas con el mismo termino.

Este mismo significado se puede extender a los terminos moixeranga y muixeranga. Este mote fue considerdo por Maximilià de Thous, conservador del Museu de Etnologia y Folklore de Valéncia, como la traducción mal hecha que el pueblo utilizaba cuando se referia a estos bailes públicos antes mencionados. En realidad se tendrían que llamar moixiganga refiriendose al termino festivo común en todo el Estado.

De esta tipo de danzas parecen formar parte la Moixiganga de Lleida (Lerida), la Muixeranga de Algemesí, la Muixeranga de Carcaixent, el conocido Baile de Valencianos y otros que parecen ser muy propios del Carnaval. Peró como ya hemos apuntado antes, no tan solo se concentran en nuestra tierra sinó que en muchos lugares de la Península nos encontramos danzas similares. En el País Vasco reciben el nombre de Mascaradas, al folklore de Burgos también se conoce un baile con estas características. A Santander encontramos la Danza de los Arcos de figuras muy parecidas a las de la Moixiganga de Lleida y el “Ball de Cercolets”. También en el País Valenciano se localiza un baile de este tipo que se conoce ocmo el baile del Torrente que se componia de diferentes danzas integradas para bailadores que representavan diferentes oficios y clases sociales. Este baile solia finalizar con una pirámide o castillo de hombres que también ha estado llamada moixiganga por algunos autores.

Sobretodo los siglos XVIII y XIX, el termino fue muy utilizado para llamar las mascaradas y los bailes populares.

Este baile era más típicamente bailado en la zona de Valencia en fiestas populares. Consistía en construir una gran pirámide humana compuesta de hombres que se aguantaban unos con los otros por las espaldas. Se acostumbraba a representar de noche y por este motivo los bailarines sostenían, todos ellos, antorchas encendidas cosa que hacía de esta construcción humana un espectáculo particularmente vistoso.

Este baile se fechó el año 1747. Esta fecha, a mi parecer, pudo resultar fiable pero inexacta. Considerando el parecido que la muixeranga presenta con sus construcciones castelleras, podemos determinar que la fecha del surgimiento tiene que ser por fuerza, próxima. En segundo lugar, los bailes religiosos como las moixigangas o mojigangas han representado el origen de muchas otras representaciones folklóricas precisamente por estar vinculadas al culto religioso. Esto proviene por la gran influencia que la iglesia ha tenido durante mucho tiempo sobre la sociedad y, en especial, durante el periodo medieval. Entonces, era sencillo desarrollar la creación de representaciones religiosas, en primer lugar porque la religión y el culto era uno de los primordiales deberes del hombre y, en segundo lugar porque esta tipo de representaciones populares no serian prohibidas por la iglesia o el estado. Estos motivos nos hacen pensar que las moixigangas han de ser anteriores al surgimiento de los castillos tal como los conocemos ahora y también, por analogía, al de la moixeranga. Pero la muixeranga aún conserva pasos parecidos a las moixigangas (de echo no es más que una variante) la cual cosa la acerca a las representaciones de carácter meramente religioso. Con esto lo que se quiere demostrar es que si tiene un carácter más parecido al de una moixiganga es porque ha de ser anterior al nacimiento de castillos. Si consideramos que los castillos aparecieron hacia el siglo XVIII y consideramos como una fecha de inicio (más simbólica que oficial) el enero del año 1789 en que se levanta en Alcover un pilar; bien podría ser que la fecha (también simbólica) del origen de la moixeranga fuese el año que se cita en el “Món Casteller”.

En la actualidad la muixeranga se conserva en la villa de Algemesí (Valencia) pero parece que antiguamente hubiera estado bailada por toda la ribera del río Xúquer.

La indumentaria ha estado siempre rallada verticalmente aunque el color ha ido variando. Primero las bandas eran rojas o azules sobre fondo blanco pero actualmente se combinan los dos colores haciendo medio vestido con un color y medio con el otro color. El vestido consta de una blusa y unos pantalones rectos acompañados de gorrito de orejas y alpargata.

Las figuras que la muixeranga representa suelen ser escenas religiosas pero con un parecido muy estrecho con los castillos propiamente dichos. Aunque las figuras que se representan, tienen mayoritariamente carácter religioso, también hay que no representan ni un motivo religioso.

Este es, actualmente, el mote que demonina este baile que mediante ejercicios gimnásticos representan pasos de la Pasión de Jesucristo. Pertenecen a este género las moixigangas de Valls, Vilafranca, Igualada, Sitges y, también las que fueron de Torredembarra, Reus y Tarragona, así como es el caso de la Moixiganga de Vilanova y la Geltrú que es la que nos ocupa. Algunas de estas poblaciones nunca poseyeron grupo de baile propio o al menos no se tiene constancia segura de su existencia.

No es sencillo, pero, tratar con total independencia la moixiganga propiamente de la mojiganga y la muixeranga ya que pese a ser representaciones diferentes se encuentran muy relacionadas y hay elementos que las interrelacionan a causa de su parecido.